Thursday, March 28, 2019

Algunas explicaciones budistas sobre el origen y existencia del Universo

                                                                         

    traducido del inglés por Juan Sebastián Hincapié Arana

“Considerar este mundo fantasma. Como una estrella al amanecer, una burbuja en un arroyo,  Un relámpago en una nube de verano.  Una lámpara parpadeante,
un fantasma, y ​​un sueño”.
Buda Shakyamuni

Pregunta: Si el Dharma del Buda niega la idea de un dios creador, entonces ¿Cómo se explica la existencia de los diversos mundos y universos?

En primer lugar, cuando se refiere a mundos y universos, el Dharma del Buda Los explica como lugares de renacimiento, o reinos samsáricos. Por lo tanto, son habitados por seres no iluminados en varias etapas de evolución o involución espiritual. Que yo sepa, la mayoría de los monoteístas dan el siguiente argumento en apoyo de su creencia en un supremo dios creador: “si ves una casa en un campo, te preguntas quién la construyó.De la misma manera, este mundo complejo es la creación de nuestro dios. Todo lo que existe tiene un creador ”. Esta es la base de su sistema de creencias, pero para los budistas el asunto se aborda erróneamente. Sí, en efecto, todo tiene un creador, pero no en la forma en que los monoteístas piensan. Preferiría decir que cada sueño tiene un creador: el soñador.
¿Y quién es el soñador? Somos nosotros - los seres no iluminados con nuestro karma individual específico, pero también con el karma colectivo o las conexiones karmicas que creamos entre nosotros.

Los diversos mundos y universos están intrínsecamente vinculados con los seres que los habitan. Entonces, podemos decir que los primeros existen debido al karma de seres no iluminados o en otras palabras, el karma de los seres no iluminados es la causa principal de la existencia de los mundos y universos. Echemos un vistazo, por ejemplo, a los reinos del infierno. ¿Quiénes son los atormentadores, "guardias del infierno" o bestias aterradoras que aplican los diversos tormentos allí?
¿Cuál es la verdadera naturaleza del bronce fundido, de las feroces montañas, ríos de fuego y los otros elementos materiales que se encuentran en los infiernos?[1] ¿Son acaso creados por alguien, y poseen una existencia propia? De acuerdo con la enseñanza Budista estos son la manifestación del karma maligno de los habitantes del infierno[2], así como los monstruos y sitios aterradores de nuestras pesadillas son creados por nuestros propios pensamientos y deseos.
En las pesadillas los monstruos y los terroríficos lugares son muy reales para el soñador y esto es exactamente cierto para los habitantes de los infiernos.

Por lo tanto, no hay un dios creador que haya hecho el infierno o haya inventado los “guardianes infierno" para castigar a los pecadores ya que los pecadores mismos son responsables de la existencia de esos lugares. Cada pensamiento y acción de lo que hacemos es una causa que tendrá consecuencias (efectos). Si constantemente Pensamos en los malos pensamientos y acciones, cambiamos por ende nuestro mundo interior (nuestra corriente-mental) y, tarde o temprano, nos veremos rodeados por un malvado y doloroso mundo exterior (nuestros cuerpos y el medio ambiente). Así que, después de que dejemos esta forma humana y mundo, renaceremos en un cuerpo y un mundo que correspondan con (es un reflejo de) nuestras mentes y nuestro karma.

Así como los infiernos son el reflejo del karma más malvado de los seres, el resto de los planos de existencia (animales[3], fantasmas hambrientos, humanos, asuras o semidioses, y dioses), también aparecen debido al karma de los seres.

Así, podemos decir que los seis reinos de la existencia que son descritos en los textos sagrados, son, por un lado, seis dimensiones de consciencia o seis dimensiones de experiencias posibles que se manifiestan en nosotros, individualmente como las seis emociones negativas (odio/rabia, codicia, ignorancia, celos, orgullo, y distracción sensual/placentera[4]) y por el otro lado, son reinos reales en los cuales diversos seres renacen debido a su karma colectivo. Incluso mientras vivimos en nuestros cuerpos humanos, estamos conectados con cada dimensión/reino y tenemos en nosotros las semillas del renacimiento en cada uno de ellos.

De esta manera, durante nuestro periodo de vida, cuando experimentamos diversas emociones, participamos de algunas de las cualidades propias y los sufrimientos predominantes en otros reinos.
Por ejemplo, cuando estamos dominados por el odio y la rabia, somos como seres infernales, cuando somos codiciosos sentimos algo parecido con quienes nacen en el reino de los fantasmas hambrientos (Pretas)[5], cuyos cuerpos son atormentados por sed o hambre insaciable; cuando pensamos en satisfacer nuestro deseo sexual, nos parecemos a los animales, cuando estamos llenos de orgullo, disfrutamos y sufrimos tal cual como los asuras (semidioses)[6], quienes siempre tienden a pelear. Cuando intentamos cultivar disciplina moral pero aun no podemos abandonar los celos puede que renazcamos mentalmente o físicamente en el reino humano[7].
Igualmente, cuando las cinco emociones negativas (odio/rabia, celos, orgullo, codicia, e ignorancia) se encuentran en balance harmonioso (por esto se le llama “distracción placentera”) e intentamos incluso más fuertemente acumular buen karma, puede que incluso nos sintamos como aquellos dioses del reino del deseo[8], y después de morir puede que renazcamos allá. Si intentamos practicar varios tipos de samadhi, podemos disfrutar de placeres que son mucho más elevados que los deseos material y de esta manera después de la muerte podemos avanzar hasta ser dioses que viven en el mundo de la forma[9], el cual es más alto que el mundo del deseo) e incluso podemos ir más allá al reino de los dioses de la no-forma[10]  y no poseer siquiera un cuerpo definido. En pocas palabras existen muchas y diversas experiencias que los seres sintientes pueden experimentar, desde deseos sexuales, odio, rabia, avaricia, celos, orgullo, distracciones placenteras hasta placeres espirituales y de absorción meditativa (los cuatro Dhyanas). Estas  experiencias pueden generar incluso en esta misma vida la experiencia de los planos de existencia correspondientes, los cuales, una vez el karma de haber nacido en el presente mundo se agote, nos llevarán de hecho consecuentemente a renacer en un plano de existencia especifico.

Por supuesto, estas emociones se encuentran a menudo en varias combinaciones dentro de nuestra conciencia, y somos una mezcla de odio, orgullo, deseo sexual, avaricia, codicia, etc., pero a veces nuestras vidas pueden ser dominadas por unas emoción específica, que por lo tanto puede pesar más que el resto, determinar nuestro futuro renacimiento. Hitler o Stalin, por ejemplo, son los perfectos ejemplos de seres que fueron dominados por el odio y la ira que resultó en asesinato en masa. Así, aunque hayan vivido más de cincuenta años en la forma humana y la dimensión humana, sus mentes ya se parecían a las de los habitantes del infierno, y estoy seguro de que después de su muerte física y al salir de este reino, su continuo mental renació en uno de los infiernos.

Como dije anteriormente, porque somos los creadores de nuestras emociones, somos también, los creadores de las dimensiones y reinos que corresponden a ellos. Al igual que en una noche soñamos con caminar en un hermoso jardín, por haber hecho algunas buenas acciones y tuvimos pensamientos compasivos hacia otros durante el día, también podemos renacer en un reino de dioses después de una vida en la que mantuvimos las emociones negativas en algún tipo de equilibrio, pero todavía no pudimos alcanzar la libertad de ninguna de ellas. O como en un pesadilla en la que somos cazados por feroces animales y monstruos, después de que estuvimos inmersos en pensamientos de odio y asesinato por un día o un semana, también podemos renacer en varios infiernos, después de una vida llena de matar constantemente y enojarse. Como tenemos en nosotros el potencial y la semilla de cada dimensión y reino, solo nosotros somos responsables de nuestro destino presente y futuro. Ningún llamado "dios creador" tiene algún papel en esto y nadie puede ser culpado, excepto nosotros.
 Según Shakyamuni Buda, aceptar la existencia de un dios creador socavaría la idea de responsabilidad moral, ya que significaría que la seis emociones negativas (o la potencialidad de tener tales emociones), que son las que crearon las causas para la transmigración de seres no iluminados habrían sido creados por él, y así se le podría culpar por no enderezar a sus criaturas:

Aquel  que tiene ojos puede ver la visión enfermiza ¿Por qué Brahma [equivalente a la idea del dios creador] endereza a sus criaturas? Si su gran poder [Brahma] ningún límite puede restringir [si es omnipresente y omnipotente], ¿Por qué su mano rara vez se extiende para bendecir? ¿Por qué todas sus criaturas son condenadas al dolor?
¿Por qué no a todos les da felicidad? ¿Por qué prevalecen el fraude, las mentiras y la ignorancia [si es omnibevolente]? ¿Por qué triunfa la falsedad - la verdad y la justicia fallan? Te Cuento a ti Brahma entre los injustos, pues haz hecho un mundo en el que resguardar el mal”.[11]

El Buda Shakyamuni también dijo:

"Si un dios creador (Isvara) fuera a determinar la vida de todos los seres, Incluyendo su felicidad y miseria, virtud y vicio, entonces el hombre estaría cumpliendo los designios de ese dios. Por lo tanto, sería dios quien estaría siendo manchando por sus acciones”.

"Si existe algún señor todopoderoso para cumplir en cada criatura la felicidad o el dolor, y la acción buena o mala, ese señor estaría manchado de pecado .El ser humano no haría sino su voluntad (la de dios)".[12]

Así, los reinos mismos, los mundos y universos aparecen debido a causas y condiciones, que son, principalmente, nuestro propio karma, al igual que los hermosos sueños o pesadillas aparecen debido a nuestros propios pensamientos y acciones.
Aunque todo el Samsara con su gran cantidad de mundos, y lleno con los seis tipos de seres, parece ser distinto y sólido, de hecho es en cierta forma un sueño e insustancial.
Si un sueño es una manifestación individual de trazas kármicas, en el caso de Los reinos de la existencia, los rastros kármicos son colectivos. Debido al karma colectivo, los seres en cada reino comparten experiencias similares en un mundo consensual. El karma colectivo crea cuerpos, sentidos y Capacidades mentales que permiten a los individuos participar en potenciales compartidos y categorías de experiencia, mientras se hacen otros tipos de experiencias sean imposibles.
Es por esto que, por ejemplo, algunos animales pueden escuchar sonidos que Los humanos no pueden[13], mientras que los humanos experimentan el lenguaje en formas en que los animales no pueden. Lo mismo puede decirse de cada categoría de seres de varias dimensiones de la existencia y mundos. Hay una famosa explicación budista que arroja luz sobre este asunto, según la cual el mismo río aparece como fuego para los habitantes del infierno, como una alucinación que desaparece rápidamente cuando se le acerca un fantasma hambriento, como un río de agua para los seres humanos y como río de ambrosía para los dioses. Esta muestra claramente que los seres no iluminados realmente ven lo que su karma los hace ver, y viven en lugares donde su karma los lleva a vivir -Lugares que son la manifestación de trazas kármicas. Así que si el mismo río se ve diferente para diferentes tipos de seres, algunos de ellos bebiendo de él, mientras otros se queman con él, entonces, en definitiva, ¿cuál es  la verdadera naturaleza del río?¿Existe realmente de manera independiente y distinta como una parte material del mundo?, o ¿es acaso solo un elemento del sueño samsárico? Si lo primero es verdad, entonces ¿por qué los Budas, que son los únicos Despertados que no son heridos ni influenciados por ello? Así, ahora podemos ver que aunque aparezca substancial y sólido ante seres apegados a las formas, de hecho se trata de un sueño insubstancial (el río, como ejemplo de los elementos del samsara)  para Aquellos que ven y viven en la Verdadera Realidad o la Budeidad. Como el Bodhisattva Nagarjuna explicó:

No hay realidad en un sueño pero sin embargo creemos en la realidad de las cosas vistas en un sueño. Después de despertar [convirtiéndonos en budas], Reconocemos la falsedad del sueño y nos sonreímos. De la misma el misma. De esta manera, la persona que está profundamente en el sueño de las cadenas (samyojananidra) se aferra (abhiniviśate) a las cosas que no existen; pero cuando ha encontrado el Camino, en el momento de la Iluminación, entiende que no hay realidad y se ríe de sí mismo. 

Por eso se dice: como en un sueño Además, por el poder del sueño (nidrābala), el soñador vea algo donde no hay nada. Del mismo modo, por el poder del sueño de la ignorancia (avidyānidrā), una persona cree en la existencia de todo tipo de cosas que no existen, por ejemplo, "yo" y "mío"(ātmātmīya), masculino y femenino, etc. Además, en un sueño, nos divertimos, aunque no haya nada agradable allí estamos irritados aunque no hay nada irritante; Estamos asustados aunque no hay nada que temer allí. 

De la misma manera, los seres del triple mundo (traidhātukasattva), en el sueño de la ignorancia, se irritan aunque no hay nada irritante, se divierten aunque no hay nada ameno y se asustan aunque no hay nada que temer ”[14].

Los seres no iluminados están limitados física y mentalmente por su karma; nacen, viven, mueren y renacen de nuevo en los mundos de acuerdo con su karma. No pueden ir más allá de las limitaciones impuestas por su karma, por lo que no pueden ver ni entender que está más allá de su karma. Pero los Budas[15], que son totalmente libres de las ataduras del karma pueden moverse libremente[16] a través de los mundos samsáricos y universos-los sueños colectivos de los seres no-iluminados. Los budas no son creadores del mundo samsarico así, como  una persona no se puede crear el sueño de otro, son realmente maestros y salvadores, o en otras palabras: Despertadores de los demás. A través de diversos medios, es decir, diversos métodos del Dharma, tratan de despertar a los seres dormidos en el sueño samsarico.

Por lo tanto, como budistas, no podemos decir que un dios creador hizo el universo, porque eso negaría la ley del karma, según la cual se cosecha lo que se siembra, renacemos en los mundos y las dimensiones nos merecemos, junto con los seres con los que uno merece estar allí (a los cuales se está kármicamente vinculado). Como hemos visto, no podemos aceptar lógicamente, al mismo tiempo, la ley del karma y la existencia de un dios creador, pues las dos ideas claramente se excluyen mutuamente.

*

En lugar de un dios creador, el karma colectivo de una multitud de números de seres es la causa principal y primer impulso para la aparición de un nuevo universo. Este karma contiene todas las potencialidades de ese universo específico, incluidas sus leyes generales de física. Así, una vez que nace de  las causas que son el colectivo kármico, las leyes físicas le siguen correspondientemente.
Estas leyes físicas serán responsables, por ejemplo, de lo que realmente sucede con los planetas, cambio de estaciones, y así sucesivamente. Es muy importante entender que si el karma colectivo es la causa principal para la formación / aparición de un nuevo universo, no todas las cosas que suceden a continuación en ese universo son debido al karma. Por ejemplo, cuando una hoja cae de un árbol, o cuando una roca cae de una montaña, no es el karma de la hoja o la roca caer, pero la simple ley de la gravitación. Si pasamos por la montaña cuando una roca cae, y somos golpeados en la cabeza, eso es karma, pero no importa que estemos o no, las rocas y las hojas caerán, y los planetas girarán alrededor del sol de manera natural, etc. Así, una vez que aparece un universo, no todo lo que sucede en él puede llamarse karma. Sin embargo, repito, el impulso y la causa primordial que llevó a ese universo a la existencia es el karma colectivo de los seres que tienen las causas para renacer en tales condiciones físicas.

Varios universos pueden tener diferentes leyes de la física, porque su formación se debió a un karma diferente con diferentes potencialidades, por lo que una vez que se forman, pueden desarrollarse de maneras  diferentes a la de nuestro propio universo. Por eso, lo que llamamos seres humanos aquí, pueden verse totalmente diferentes en otro universo, aunque las emociones básicas y el karma que genera el renacimiento en la dimensión humana es el mismo.

Ni la ley del karma, ni las diversas características físicas que aparecen en un universo específico, son creadas por un dios supremo. Al igual que cuando escupes en el aire, caerá en tu cara o cuando orinas contra el viento, te mojarás, cuando hagas una mala acción, automáticamente experimentarás (en esta vida o una próxima) el sufrimiento que  infligiste a los demás. . Estas cosas pasan sin la necesidad que un dios supremo dé una orden y diga, "de ahora en adelante si escupes en el aire, caerá sobre tu cara, o si orinas contra el viento, te mojarás”. Por lo tanto, la ley del karma, al igual que la ley de La gravedad, no tienen creador, ya que ambas existen por sí mismas.

Dado que los individuos y varios pequeños o grandes grupos  de seres  hacen ciertas elecciones, y siembran ciertas semillas, cosechan diversos resultados, que los llevan a renacer en diversos universos y reinos-que son a su vez un efecto del karma colectivo de dichos seres .Por lo tanto, la diferencia entre  seres no iluminados y los mundos y las dimensiones en las que viven no tienen origen en la voluntad de un dios creador, ni aparecen por casualidad, sino que son los huella material producida por el karma individual y el karma colectivo. Esto es una enseñanza importante que claramente separa el budismo de las religiones monoteístas. En resumen, el karma versus la voluntad de un dios son las dos explicaciones principales del mundo y los seres que viven en él de las cuales se puede elegir, y que lo definen a uno como un discípulo budista o un como un Externalista (no budista).

*

Según la enseñanza budista, hay un número infinito de Sistemas de mundos donde tienen lugar el renacimiento de los diversos seres[17]. Estos fueron clasificados en tres categorías: 

     1) un universo pequeño, que tradicionalmente se llama "pequeño mundo de mil”. Se compone de mil mundos. Cada uno de los mundos (a veces llamado "un mundo sumeru") contiene los diversos reinos / dimensiones de infiernos, fantasmas hambrientos, animales, humanos, asuras y dioses.

2.       2) Un universo medio, que tradicionalmente se llama "un mundo  medio
de mil”. Se compone de mil pequeños universos (o “mil mundos pequeños de mil”). 


3. Un gran universo, que tradicionalmente se llama, "un gran mundo de mil". Este consta de mil universos medios (o mil mil mundos medianos). 

Estos diversos mundos pasan por un ciclo interminable de formación, existencia, destrucción y aniquilación después de lo cual son nuevamente formados, llegan a la existencia y son destruidos, aniquilados nuevamente. Los cuatro períodos de cambios cíclicos se llaman "kalpas":

1. Período (kalpa) de Formación o generación (vivartakalpa)
2. Período (kalpa) de Duración o existencia (vivarta-siddha kalpa)
3. Período (kalpa) de Destrucción (samvarta kalpa)
4. Período (kalpa) de Aniquilación (samvarta-diddha kalpa)

Cada uno de estos periodos dura 20 kalpas medianos o intermedios[18](antara kalpa). Cuatro períodos de 20 kalpas medianos cada uno, son 80 kalpas medianos. 80 kalpas medianas es una gran kalpa (mahakalpa). Entonces, un ciclo cósmico compuesto de los cuatro periodos anteriores se llama una gran kalpa.

Un Buda puede asumir la responsabilidad del cuidado espiritual de un gran universo ("un gran millar de mundo"), que luego se convierte en ese el campo de acción de Buda, o "campo de Buda" (Buddhakshetra en Sanscrito). Esta También se le llama "tierra de Buda". El único gran universo en el que nosotros vivimos juntos con muchos tipos de seres visibles, invisibles y no humanos, se le llama "Saha". Los sutras dicen que un número infinito de tales grandes universos, o tierras de Buda, existen en las diez direcciones.

Ya que estos universos  están habitados por seres en diversas etapas de desarrollo espiritual, no deben confundirse con la Tierra Pura (Sukhavati), que es un Reino iluminado (fuera del Samsara) manifestado por el Buda Amida.

Por supuesto, no todos los mundos y universos aparecen o desaparecen al mismo tiempo. Cuando un universo es destruido, otro aparece mientras miríadas de otros universos están en su período de duración. Además, cuando la corriente mental de seres que transmigran a través de estos universos y planos de existencia durante los cuatro kalpas llegan a un período de destrucción o aniquilación, este no los destruye (a su corriente mental). Así, incluso si los cuerpos que reciben según su karma son destruidos, los seres renacen en otra parte, en otro reino del mismo universo o incluso otro universo distinto.

Está en la naturaleza de cada cosa compuesta, incluyendo planetas, mundos y universos el aparecer, crecer, decaer y disolverse. Cuando el karma colectivo que los trajo a la existencia se agota, ellos  aparecen nuevamente cuando se manifiesta otro karma colectivo.






[1] Hay ocho infiernos calientes y ocho infiernos fríos que se describen uno sobre otro como los pisos de un edificio. Los ocho infiernos calientes son: 1. El infierno de la repetición o El infierno reviviente, donde los habitantes se ven como enemigos mortales y luchan entre
entre sí con armas enormes e inconcebibles creadas por su karma, hasta que todos
Se cortan en trozos; entonces, cuando todos yacen muertos, una voz del cielo de ese infierno dice:“¡Revive!” e inmediatamente vuelven a la vida y reinician su lucha; 2. El infierno de loa Cuerda negra, donde los guardias del infierno se apoderan de los seres, tumbados en el suelo hecho de metal ardiente y marcado con "cordones de hierro caliente en ambas direcciones como un  carpintero hace marcas con su línea ”(Ojoyoshu) después de lo cual se cortan en pedazos, con sierras ardientes y hachas de hierro o destripadas con espadas a lo largo de estas líneas, solo para volver a ser completadas una vez más y el proceso se repite una y otra vez; 3. Infierno de la Asamblea o el Redondeo y el Infierno aplastante, donde los seres son aplastados por pares de enormes montañas o por las llamas cabezas de varios animales que los infiernos han matado en sus vidas pasadas y que ahora se lanzan el uno al otro, atrapando a los pobres en el medio y aplastándolos hasta matarlos; 4. El infierno de Lamentaciones, donde los seres son asados ​​en edificios de metal caliente sin salida, o se hierven y vierten cobre fundido en sus bocas que queman sus órganos internos; 5. Infierno de las grandes lamentaciones, donde los guardias ponen una multitud de víctimas en cobertizos de metal con paredes dobles ardiendo con fuego y como las puertas están todas selladas, los seres allí aúllan de dolor pensando que incluso si logran superar la primera puerta, no pueden atravesar la segunda; 6. El infierno del calor abrasador, donde los seres sufren al ser cocinados en enormes calderos de hierro rellenos de bronce fundido, y siempre que emergen, son agarrados por los guardias del infierno con ganchos de metal y golpeados en el la cabeza con martillos hasta que pierden el conocimiento; 7. El infierno del gran calor abrasador,
donde los seres están bloqueados dentro de ardientes casas de metal donde los guardias del infierno los empalan a través de sus talones y el ano con tridentes de hierro caliente hasta que las puntas se empujan hacia afuera a través de los hombros y la parte superior de la cabeza; y 8. Infierno de sufrimiento sin Interrupción (Avici), donde se experimentan todos los tormentos de los infiernos anteriores en maneras más horribles y sin interrupción.
Los ocho infiernos fríos están ubicados en el mismo nivel que los ocho infiernos calientes, pero en comparación con ellos, donde el fuego es dominante, aquí el ambiente kármico es
Compuesto por montañas nevadas y glaciares, y los vientos son devastadores ventiscas. Estos infiernos son: 1. Infierno de ampollas (Arbuda), donde varias ampollas de hielo brotan en el cuerpo delos seres mientras están sumergidos en agua extremadamente fría o arrastrados por el viento; 2. Infierno Estallido de Ampollas (Nirarbuda), donde las ampollas se convierten en llagas abiertas; 3. El infierno de Dientes apretados (Atata), donde los dientes de los seres están fuertemente apretados debido al clima
extremadamente frio; 4. Infierno de Lamentación (Hahava), donde los seres se lamentan grandemente mientras sus lenguas están paralizadas y les resulta difícil respirar o gritar; 5. Infierno de gemidos (Huhuva), donde las voces de los seres se resquebrajan y los largos gemidos escapan de sus labios; 6. El infierno de las grietas de Utpala (Utpala) o el Infierno de la flor azul, donde la piel de Los seres nacidos allí son azules y se dividen en cuatro piezas similares a pétalos; 7. El infierno del Loto de Grietas (Padma) o el infierno de la flor de loto, donde la carne roja y cruda de los seres se vuele visible, y el frío hace que se divida en ocho pedazos, lo que hace que se vea como un loto o flor; 8. El infierno de las grietas de gran loto (Mahapadma) o el gran infierno de loto. donde la carne del ser se vuelve rojo oscuro y se divide en dieciséis, treinta y dos y luego en innumerables piezas, que parecen una gran flor de loto; también varios gusanos penetran la carne agrietada y devuélvela con sus picos de metal.
Según Shakyamuni, y varios maestros budistas que los explicaron, los Ocho infiernos calientes tienen sus propios infiernos adyacentes (utsadas):
"Hay ocho infiernos allí que he revelado, difíciles de sacar, llenos de crueles seres, cada uno teniendo dieciséis utsadas (infiernos vecinos); tienen cuatro paredes y cuatro puertas;  son tan altos como son anchos; están rodeados por muros de fuego; su techo es fuego; su sol arde, fuego chispeante; y están llenos de llamas cientos de yojanas de alto”. (citado del Bodhisattva Vasubandhu, Abhidharmakosabhasyam)
Otros tipos de infierno son también los infiernos temporales (pradesikanakara en Skt), que fueron creado a través de las acciones de un ser, dos seres, o muchos seres. Como el bodhisattva Vasubandhu explica, su variedad es excelente y su lugar no es fijo, por lo que pueden ser encontrados en ríos, montañas, desiertos y en otros lugares:
“Están los infiernos pradesika (efímeros), creados por la fuerza de las acciones de un individuo acciones, las acciones de un ser, de dos seres, de muchos seres. Su variedad es grande; su lugar no está determinado: río, montaña, desierto y en otros lugares ”.
(Abhidharmakosabhasyam)
[2] Bodhisattva Vasubandhu, el 2do Patriarca de nuestra escuela Jodo Shinshu, también explicó esto en la cuarta estrofa de su Vijnaptimatravimsaka y dijo lo mismo en suAbhidharmakosabhasyam.
[3] Los animales viven en varios lugares, no solo en el mundo humano, y sufren entre sí comiéndose unos a otros, y de la explotación. Son cazados o criados para su carne y diversos productos de sus cuerpos, experimentando así tormentos inconcebibles, y casi ninguno de ellos muere de manera natural.
Bodhisattva Nagarjuna lamentó el estado de los animales en los siguientes versos:
"Incluso en el estado de un renacimiento animal,
Hay todo tipo de sufrimientos:
Siendo sacrificados, atados, golpeados, y así sucesivamente.
Para aquellos que han tenido que renunciar (la capacidad de) comportamiento constructivo
conduciendo a (un estado de) paz,
Hay un devoramiento extremadamente insoportable el uno del otro”.
Algunos son matados por el bien de (sus) perlas o lana,
O huesos, carne o pieles;
Mientras que otros, siendo impotentes, son obligados a la servidumbre,
Golpeado con patadas, puños o azotes, o con ganchos o con pinchazos.
(Versos 89 y 90 de Carta a un amigo (bShes-pa'i springs-yig, Skt. Suhrllekha) por
Nagarjuna, traducido por Alexander Berzin, 2006)
[4] La distracción placentera es cuando las otras cinco emociones se encuentran presentes en igual medida, balanceadas de forma harmoniosa.
[5] Hay dos tipos de pretas (fantasmas hambrientos): 1. pretas que viven colectivamente, y  Pretas que viajan por el espacio. Entre los pretas que viven colectivamente, hay tres tipos: las pretas que sufren de oscurecimientos externos, las pretas que sufren oscurecimientos internos y pretas que sufren oscurecimientos específicos.
Pretas que sufren de oscurecimientos externos son los pretas que sufren de intensa hambre y sed o de calor y frío insoportables. Así, sea cual sea el alimento o el agua que vean en la distancia, resulta no ser más que un espejismo, porque cuando se aproximan  se dan cuenta de que se desvaneció, se secó o que está custodiado por demonios armados que los vencen y ahuyentan.
Pretas que sufren de oscurecimientos internos tienen bocas muy pequeñas, algunas no más grandes que el ojo de una aguja, y un estómago de gran tamaño de cientos de metros o incluso más.
Cuando intentan beber agua, el calor de su respiración se evapora tan pronto como se va. por sus gargantas. De la misma manera, no importa cuánto coman, no pueden ser satisfechos debido a la contradicción entre sus bocas y sus estómagos, pero incluso si de alguna manera logran comer un poco, estallará en llamas durante la noche y quemará sus órganos internos También el movimiento corporal es extremadamente duro y doloroso para ellos debido a su extremidades similares a la hierba. Pretas que sufren de oscurecimientos específicos varían entre sí, de acuerdo con causas específicas que los llevaron a ese estado. Por ejemplo, algunos tienen muchas criaturas que viven en sus cuerpos y los devoran, o pueden tener su propia comida transformados en varias cosas inestables y sucias, mientras que otros cortan su propia carne y  la comen.
Los Pretas que viajan por el espacio son varios tipos de pretas que son generalmente atormentados por el miedo constante y la alucinación. En general, quieren descargar. su dolor en los demás, por lo que dondequiera que vayan les hacen daño a otros, muchos de ellos caen en los infiernos cuando su vida como preta llega a su fin. Incluso cuando visitan sus familiares de la vida anterior, solo traen enfermedades, locura y varios otros sufrimientos .También sufren las percepciones distorsionadas de otro tipo de pretas, como percibir el sol del invierno como demasiado frío, o la luna demasiado caliente en la noche de verano. Su forma corporal puede ser de varios animales horribles, como perros feos, pájaros y otros.
[6] Aunque los Asuras experimentan diversos placeres y abundancias que están lejos en superioridad a la de los humanos, e incluso rivalizan con la de los dioses, son constantemente atormentados por el orgullo, la pelea y la guerra.  Los Seres en el reino humano que son más. espiritualmente más avanzados que otros, pero quienes manifiesten fuertemente estas características nacerán entre los asuras. En su propio reino, los asuras se dividen en varios grupos y territorios y luchan guerras sin fin, mientras que también, dado que envidian los placeres de los reinos inferiores de los dioses, inician conflictos inútiles con ellos, que eventualmente pierden.
En algunos textos, el reino de Asuras se cuenta entre los dioses inferiores, debido a  los placeres que se encuentran allí, o entre los reinos inferiores, junto con los infiernos, los animales y Pretas, por el dolor que se infligen a sí mismos. En conclusión, la vida como asura es algo lamentable, llena de alegrías y placeres más de lo que un humano puede imaginar, pero sin poder disfrutarlos por envidia, orgullo y conflictos. 
[7] La vida en forma humana no contiene tanto sufrimiento como en los infiernos, pretas y animales sin embargo contiene menos felicidad que en los reinos de los asuras y los dioses debido a esto incluso aunque tiene sus desventajas, el reino humano es el más deseable lugar de nacimiento, desde el punto de vista espiritual. Budas mismos, al aparecer en el mundo para hacer girar la rueda del Dharma, lo hacen en forma humana.
Para ilustrar la extrema dificultad del renacimiento en el reino humano, en oposición a la reinos inferiores, el Buda Shakyamuni lo comparó con la probabilidad de que una tortuga ciega, emergiendo de las profundidades del océano solo una vez cada cien años, Encuentra un tronco de árbol con un agujero adecuado para meter su cabeza:
"Antes, lo declaro, podría una tortuga de un ojo, tener oportunidad de empujar su cuello a través de un yugo de madera, si esta apareciera en la superficie del  mar solo una vez al final de cada cien años,  que un necio una vez ido a los tres reinos inferiores, pudiera renacer de nuevo como ser humano ".
(Samyutta Nikaya. V. 455)
Los textos sagrados a menudo insisten en que debemos apreciar la rara posibilidad de nacimiento en forma humana y hacer lo que podamos para ponerla en buen uso practicando el Dharma:
Es difícil nacer en la vida humana, ahora la estamos viviendo. Difícil es escuchar las
Enseñanzas del Bienaventurado, ahora las escuchamos. Incluso a través de los siglos de miríadas de kalpas, es difícil escuchar una doctrina tan excelente, profunda y maravillosa. Ahora somos capaces de oírla y recibirla. Entendamos a fondo el verdadero significado de
La enseñanza del Tathagata ”.
Sin embargo, los seres humanos, afligidos como están con los ocho sufrimientos, a saber,  nacimiento, vejez, enfermedad, muerte, separación de los seres queridos, reunión con las personas que odian, los deseos no cumplidos y el sufrimiento asociado con los cinco skandas (1. forma, 2.percepción, 3. concepciones e ideas, 4. volición y 5. conciencia o mente), encuentran muy difícil tener una verdadera evolución espiritual. Nacen con dolor, tienen un cuerpo frágil en comparación con la de muchos otros seres, y en general, su vida útil no es definitiva, ya que la muerte puede llegar en cualquier momento a jóvenes y adultos por igual. Además, su experiencia es contradictoria, cambiando rápidamente de placentera a dolorosa, y por lo tanto, nada es verdaderamente cierto en el reino humano. Debido a estas condiciones inherentes a seres humanos, a menudo pierden la rara oportunidad que tienen y caen de nuevo a los reinos inferiores.
[8] En el mundo del deseo (Kamadhatu), hay seis clases de dioses con sus
reinos específicos.
El primer reino es el cielo de los cuatro reyes (Caturmaharaja) ,. Como el maestro Genshinexplicó, "un día y una noche en el reino de los Cuatro Reyes es tan largo como cincuenta años deLa vida humana y la vida en el reino de los cuatro reyes dura quinientos años ”.
El segundo reino es el cielo de los treinta y tres dioses (Trayastrimsa). Lo mas
Dios importante de este reino es Sakra (o Indra en algunos textos).Como explicó el Maestro Genshin, “cien años de vida humana son iguales en longitud a un día y una noche en el cielo de los treinta y tres, y en este cielo la vida dura mil años".
El tercer reino es el Cielo del Buen Tiempo (Yama o Suyama). Como explicó el Maestro Genshin, "doscientos años de vida humana son iguales en longitud a un día y una noche en el cielo de Yama, donde la vida dura dos mil años”.
El cuarto reino es el Cielo de la Satisfacción (Tusita).
La reina Maya, la madre del Buda Shakyamuni, renació allí cuando ella murió.Siete días después de dar a luz a él. Durante su vida terrenal, Shakyamuni hizo a menudo visitas a este reino (y otros reinos celestiales, también) para enseñar el Dharma a su madre y los dioses que viven allí. Como explicó el Maestro Genshin, “cuatrocientos años de vida humana son iguales en longitud a un día y una noche en Tusita, y en este cielo la vida continúa durante cuatro mil años ”.
El quinto reino es el cielo del disfrute de los placeres proporcionados por ellos mismos.
(Nirmanarati).
Como explicó el Maestro Genshin, "ochocientos años de vida humana son iguales en longituda un día y una noche en Nirmanarati, donde la vida dura ocho mil años”.
El sexto reino es el cielo del libre disfrute de las manifestaciones de otros.
(Paranirmitavasavartin).
Este reino está habitado por Maras, los demonios celestiales que usualmente van al otro.
mundos para impedir que los practicantes avancen en el camino budista. El karma ellos
acumulado en vidas pasadas fue lo suficientemente bueno como para hacerlos renacer en este alto cielo ,pero aun así, su lujuria por el poder y su egoísmo,  no fueron erradicados, y
los transforma en obstáculos vivos para otros seres. Así, hacen todo en su poder para que nadie llegue más alto que su plano de existencia.
[9] En el Mundo de la Forma (Rupadhatu) hay cuatro esferas de reinos celestiales, como
sigue:

El primer Dhyana, que contiene, 1. El cielo de los consejeros de Brahma
(Brahmaparisadya), 2. El cielo de los sumos sacerdotes de Brahma (Brahmapurohita), 3.
Cielo de Gran Brahma (Mahabrahman): aquí es donde Baka Brahma, el dios que
Estaba bajo la ilusión de que él es supremo en el mundo, estaba morando.
El Segundo Dhyana, que contiene, 1. El cielo de la luz menor (Parītta-ābha), 2.
Cielo de la Luz Infinita (Apramāna-ābha), 3. Cielo de la Luz Suprema (Ābhāsvara)
El Tercer Dhyana, que contiene, 1. El Cielo de la Pureza Menor (Parīttaśubha), 2.
El cielo de la pureza infinita (Apramānaśubha), 3. El cielo de la pureza universal
(Śubhakrtsna)
El Cuarto Dhyana, que contiene: 1. Cielo sin nubes (Anabhraka), 2. Cielo de la Producción de méritos (punyaprasava)
3. Cielo de los más grandes Frutos (Brhatphala), 4. Heaven Free of Trouble (Abrha), 5.
El cielo sin aflicción (atapa)
6. El cielo de excelente vista (Sudrśa), 7. El cielo de excelente observación
(Sudarśana), 8. El cielo más alto (Akanistha)

[10]  En el Mundo de la No-forma (arupyadhatu) hay cuatro reinos celestiales como sigue:

Morada del espacio sin límites (ākāśa-ānantya-āyatana)
Morada de la Conciencia Ilimitada (vijnāna-ānantya-āyatana)
Morada de la nada (ākincanya-āyatana)
Morada de Ni Pensamiento ni No-pensamiento (naiva-samjnā-na-asamjnā-āyatana)

[11] Bhuridatta Jataka, No. 453

[12] Mahabodhi Jataka, No. 528

[13] (Los Yogas tibetanos del sueño y el dormir)The Tibetan Yogas of Dream and Sleep, por Tenzin Wangyal Rinpoche, Snow Lion,
Boston & London, 1998, p. 34.
[14] Nagarjuna, Mahaprajñaparamitopadesa, Capítulo XI
[15] Hay diez epitetos del Buda que muestra la consecución de su iluminación:
1. Tathagata (literalmente aquel que viene de la seidad– el término es construido como aquel que ha venido de y se ha ido a la seidad (realidad absoluta)
2. Arhat (literalmente aquel digno de ofrendas”)
3. El perfectamente iluminado y despierto.
4. El que posee perfecto conocimiento y práctica
5. El bien-ido
6. El que tiene buen conocimiento del mundo
7. El Insuperable
8. Domador de personas
9. Maestro de los Devas (dioses) y humanos.
10. Honrado por el mundo                                                 
[16] Hay seis poderes generales (habilidades / facultades sobrenaturales) atribuidas a los
Budas: 1) la capacidad de ir a cualquier parte a voluntad, 2) la capacidad de ver cosas a cualquier distancia, 4) la capacidad de escuchar sonidos a cualquier distancia, 5) la capacidad de ver en las mentes de los demás, 6) la capacidad de recordar la propia vida anterior y la de los demás, y 7)La habilidad de eliminar todas las pasiones del mal.
[17] Hay cuatro modos de nacimiento: (1) nacimiento desde el útero, como los seres humanos y algunos animales y devas (dioses) que habitan la tierra, (2) el nacimiento del huevo, como las aves y peces, (3) de la humedad, como algunos insectos y gusanos, y (4) nacimientos espontáneos, tales como dioses, pretas (espíritus hambrientos) y moradores del infierno. Voy a describir en detalle, en las siguientes páginas, las características de estos seres.
[18] Un solo kalpa pequeño es tan largo que solo puede describirse metafóricamente.
Según una metáfora, es incluso más largo que el período de tiempo requerido para que una persona pueda vaciar una ciudad amurallada llena de semillas de amapola de una yojana cúbica (una unidad equivalente a la distancia que un ejército real puede marchar en un día) en tamaño, removiendo una semilla cada cien años.
Según otra metáfora es el tiempo requerido para que una roca, de 40 cúbicos ri de tamaño sea desgastada cuando una doncella celestial pasa por encima de la roca una vez cada tres años tocándola ligeramente con su túnica de plumas.Algunos académicos dicen que una kalpa es el equivalente a 1,000 yugas, o 4,320,000,000
años.

0 comentarii:

NEW poems by Gansen John Welch